La vieja política se ve refleja en éstos pactos que buscan destruir y condicionar

 

Los concejales del Frente Chaqueño, Fabricio Bolatti y Alicia Frías, denuncian discriminación política e intencionalidad por parte de las demás fuerzas con representación en el Concejo, para debilitar y reducir al mínimo sus incidencias en las gestiones, que hoy constituyen la única oposición que tiene el gobierno municipal.

Es que la última avanzada desde la gestión municipal con su bloque de concejales del CER y los de la UCR aliada, fue llevar a votación un expediente irregular que concluyó en la destitución y reemplazo de la Presidencia de la Comisión de Hacienda, que estaba a cargo de Alicia Frías desde hace más de seis años, lo que beneficiará al Ejecutivo Municipal asegurándole la sanción de normas presupuestarias y tributarias – además de otras que tienen gran impacto en la ciudadanía – sin la realización de pasos formales que se requieren para tal caso, y donde la presidencia de la nombrada comisión cumple un rol importante, ya que puede tomar medidas para garantizar la participación y el debate, así como de evitarlo, si se quiere.

En línea con este hecho y con el fiel acompañamiento de los cuatro concejales de la UCR/Cambiemos (Salom, Cantero, Celada y Melgratti), el CER avanzó también en otros acuerdos como ser:

* Excluir por decisión expresada en Resolución del Intendente – cuando la designación fue por Ordenanza – al concejal Fabricio Bolatti, de la Junta Electoral de Comisiones Vecinales, ante el inicio de un nuevo proceso a darse el próximo mes.
Cabe aclarar que, la Junta Electoral tiene la responsabilidad de supervisar y conducir la totalidad del proceso electoral destinado a la conformación de autoridades de las comisiones vecinales de los distintos barrios de Resistencia, con funciones similares a cualquier junta electoral tradicional, como por ejemplo: aprobar los padrones, oficializar boletas o designar las autoridades de la elección. Así las cosas, el control del proceso eleccionario quedará arbitrariamente en manos de Gustavo Martínez.

* Excluir a Frías y Bolatti del Directorio de la recientemente creada Fundación Resistencia Solidaria, donde la participación del Concejo se reduce a dos ediles por las dos primeras fuerzas políticas que integran el Cuerpo: estamos hablando del CER y la UCR/Cambiemos.

* No aprobar iniciativas del Frente Chaqueño, aunque sean actitudes contradictorias o injustificables, como ocurrió con el proyecto de “Canillitas”, sector que se compone hoy de siete unidades de servicios que se encuentran en veredas de la ciudad, vendiendo revistas y diarios, y que deben pagar un canon para ello. Lo que planteaba la iniciativa era la exención de este pago, atento a las características de la actividad, pero por votos de la mayoría automática el proyecto no prosperó, sin embargo, acto seguido, votaron y aprobaron una ampliación de la exención para la Asociación de Clínicas y Sanatorios de la Ciudad.

 

“Madura en lo electoral el acuerdo existente entre referentes importantes de los dos partidos que alternan los gobiernos históricamente, y se refleja hoy en la institucionalidad del municipio capitalino. El inicial criterio aplicado por la gestión de Gustavo Martínez, de garantizar el despojo de las condiciones mínimas que requiere un Concejal o Concejala para el cumplimiento de sus tareas y funciones, que aplicó a la gran mayoría de quienes integran el cuerpo, le permitió acumular – de forma extorsiva – el acompañamiento legislativo suficiente para sancionar ordenanzas con las que se le quitaron derechos a las y los trabajadores, a las jubiladas y jubilados municipales, a contribuyentes, etc.”, remarcaron los concejales Frías y Bolatti.

“Ante ese criterio manejado o ejecutado por el intendente, cuando se abordan debates, discusiones o búsqueda de acuerdos en base a negociaciones de lo establecido en los textos de proyectos destinados a la sanción de una nueva normativa, lo único que encuentra pendiente e innegociable, somos nosotros”, señalaron.

Esta forma de hacer “política” hace mal a la sociedad

“Desde el primer momento de la gestión vimos cómo se tejen estos acuerdos pasando por arriba de las costumbres legislativas, de las normativas, de los valores y códigos. Nosotros creemos que la política se hace militando, dando el ejemplo a la ciudadanía con las posiciones políticas que uno toma. Porque hacemos política para cambiar la realidad, no para empeorarla. Y avalar estos actos, creer que todo se resuelve con recursos, con poder, con manejar estructuras o tomar decisiones, los deja en un lugar triste de la política”, aseveraron los ediles.

“Los actos que se vienen dando en el gobierno municipal no coinciden con los discursos que pregonan de la ‘nueva política’ y de trabajar con los distintos sectores y ser tolerantes. Todo queda ahí, en un discurso, ya que en la práctica es más bien una política extorsiva, autoritaria y casi antidemocrática, cerrando acuerdos contra concejales que opinamos distinto, que cuestionamos o pretendemos mostrar otra cosa ”, subrayaron y agregaron: “ese no es el camino; con esta forma de hacer política nos va a ir mal a toda la sociedad”.

“Este no es el camino de la institucionalidad, de la democracia, y mucho menos el ejemplo que tenemos que dar a nuestra sociedad. Pero nos da fuerzas para seguir adelante, porque no nos detenemos ante estas actitudes. Porque somos parte de la realidad y pese a las condiciones en las que nos toca estar, seguiremos, porque es el compromiso que tenemos con la comunidad”, concluyeron los concejales Fabricio Bolatti y Alicia Frías.

Comparte el contenido en tus redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *